Hipoacusia

Audífonos

Información sobre audífonos, tipos de prótesis auditivas. Implantes cocleares, hiperacusia, tinnitus... tratamientos y síntomas.

Se denomina hipoacusia a la pérdida total o parcial de la capacidad de audición de una persona. Puede ser de carácter leve, que implica una dificultad para oír susurros y determinadas letras; moderada, con la que se puede llegar a perder información en una conversación; severa, con la imposibilidad de oír conversaciones en un volumen normal, y profunda o sordera, que la sufren quienes no oyen nada y solamente reciben vibraciones.

Hipoacusia

Tipos de hipoacusia

Los tipos de hipoacusia que existen son varios en función de qué produce la pérdida de audición, la intensidad de la misma, la localización de la lesión y cuándo aparece.

Así, se considera hipoacusia bilateral a aquella que afecta a ambos oídos, la hipoacusia súbita es aquella se produce en uno o en los dos oídos, permanente o no permanente, y que no tiene origen traumático, por lo que se trata de una hipoacusia neurosensorial, es decir, que el daño se origina en el nervio auditivo, en la cóclea o en el sistema nervioso central. En este caso, puede haber aparecido por infecciones o también por causas genéticas.

Asimismo, en función de a qué edad aparece están las prelocutivas o prelinguales y las postlocutivas o postlinguales, dependiendo de si se manifestaron antes o después del habla de una persona. Si se origina durante el proceso de adquisición del habla se trata de una hipoacusia perilocutiva.

Si la hipoacusia se produce antes de haber hablado, puede no presentar síntomas ya que los niños que la sufren están aparentemente sanos. Para saber si se está ante una hipoacusia infantil se debe estudiar el comportamiento del bebé, por ejemplo, con su reacción frente a un ruido fuerte, si se observa que no balbucea, etc. Cuando el niño es un poco más mayor, es importante fijarse en si responde cuando se le llama por su nombre, si pone la tele muy alta... Se deberá en todo caso realizar una audiometría que establezca un diagnóstico del grado y características de la pérdida de audición del pequeño.

Además de los síntomas como dificultad para percibir ciertos sonidos, diferenciarlos, seguir conversaciones o escuchar si existe un ruido de fondo, entre otros, también puede surgir la sensación de mareo, presión en el oído o ruidos y zumbidos en el oído.

Hipoacusia tratamiento y síntomas

Cuando hablamos de hipoacusia, su tratamiento variará en función de su gravedad, su origen y la edad de la persona. Por ejemplo, si un niño presenta hipoacusia bilateral profunda y los audífonos no sirven para que escuche bien, pueden ser personas aptas para que se les realice un implante coclear. Con esta modalidad grave de pérdida de audición, el desarrollo del pequeño se puede ver afectado.

Por eso, en el caso sobre todo de los niños, un diagnóstico precoz es vital para la adecuada evolución del pequeño. Es complicado cuando son bebés debido a que no interaccionan y, por tanto, los facultativos no cuentan con información veraz sobre si oye o no, pero existe personal entrenado para ello y técnicas novedosas que contribuyen a detectar si existe esta deficiencia de audición.

Los niños que sufran pérdidas de audición se van a mostrar tristes, ya que no comprenden que les griten constantemente, desarrollarán cierto grado de frustración, puesto que no consiguen comunicarse como desearían, algo que puede derivar incluso en enfado. Su carácter se puede volver tímido, serán retraídos incluso en clase porque quizá no puedan escuchar al profesor, y tal vez pueden aparecer problemas en la conducta ya que, debido a todo esto, el pequeño reacciona con malas formas y comportamientos. Sobre todo, tienen baja autoestima.

Hipoacusia tratamiento

Si se observa que un niño que ya habla pide que le repitas lo que acabas de decirle, ha tomado medicamentos que tienen a la hipoacusia como efecto secundario o en la familia hay antecedentes de este tipo de dolencia, ya que es hereditaria, deberás someter al pequeño a un examen médico que determine si sufre esta patología.

Los efectos que se presentan en los adultos son similares si no se trata, porque pueden producirse alteraciones psicológicas cuando la sordera aparece, bien de repente o de manera progresiva, pues la persona se puede encontrar triste, deprimida y aislada.

Diferencias entre hipoacusia e hiperacusia

Los sonidos habituales y normales de la vida diaria se pueden volver dolorosos para aquellas personas que sufren hiperacusia. Consiste en la pérdida del rango del oído, es decir, el sistema auditivo deja de manejar los aumentos del volumen del sonido, convirtiendo en insoportables los sonidos que rodean a una persona, que se ve incapacitada para llevar a cabo cualquier labor que se considere cotidiana y normal, y es que este sonido se transforma en dolor dependiendo de la gravedad de la dolencia.

En apariencia, estas personas no sufren pérdidas auditivas como en el caso de la hipoacusia, su audición es normal o se dan pérdidas leves, aunque también puede aparecer en gente con sordera moderada. Además del dolor o el hecho de no aguantar los sonidos del día a día, viene acompañada de zumbido y ruido en el oído, los conocidos como acúfenos.

Tipos de audífonos para hipoacusia

Dependiendo del tipo de hipoacusia que tenga una persona deberás utilizar un audífono más potente o incluso si la hipoacusia es profunda puede necesitarse un implante coclear. Lo mejor es que en estos casos se acuda al médico que le indicará al paciente cual es el audífono para hipoacusia recomendable en cada caso.

Un listado de los tipos de audífonos que existen actualmente en el mercado lo puedes encontrar en: Tipos de audífonos para sordera

Artículos relacionados con Hipoacusia