El implante coclear

Audífonos

Información sobre audífonos, tipos de prótesis auditivas. Implantes cocleares, hiperacusia, tinnitus... tratamientos y síntomas.

El implante coclear es un dispositivo que proporciona una estimulación eléctrica directa al nervio auditivo (oído) del oído interno. Los niños y los adultos con una pérdida auditiva entre severa y profunda y que no pueden ser ayudados con audífonos, sí que pueden ser ayudados con implantes cocleares.

Este tipo de pérdida auditiva es neurosensorial, lo que significa que las células ciliadas situadas en la parte interna del oído conocido como cóclea, están dañadas. Debido a este daño, el sonido no llega al nervio auditivo. En el momento que el paciente se coloca un implante coclear, las células ciliadas dañadas se pasan por alto y el nervio auditivo se estimula directamente.

El implante coclear

El implante coclear ni "restaura", ni "cura" la audición. Sin embargo, si que permite percibir la sensación de sonido.

Los beneficios de un implante coclear dependen de muchos factores, como por ejemplo:

  • La edad del paciente cuando le colocan el implante
  • Si la pérdida auditiva estaba presente antes o después de que el paciente desarrollara sus competencias lingüísticas
  • La motivación del paciente y de su familia

¿Cómo funciona el implante coclear?

Los implantes cocleares pueden tener tanto piezas externas como internas (partes que se implantan quirúrgicamente) que trabajan en conjunto permitiendo al usuario percibir el sonido.

Partes externas: Las partes externas incluyen un micrófono, un procesador del habla y un transmisor. El micrófono es parecido a los de los audífonos que se colocan detrás de la oreja. Esta pieza es la encargada de recoger los sonidos, al igual que lo hace el micrófono de un audífono, enviando las señales al procesador del habla.

El procesador del lenguaje también puede ser alojado junto al micrófono detrás de la oreja o en una pequeña caja. Esta caja se guarda normalmente en un bolsillo superior cercano al pecho. El procesador del habla es un ordenador que analiza y digitaliza las señales de sonido y los envía a un transmisor colocado justo detrás de la oreja.

El transmisor envía las señales codificadas a un receptor implantado debajo de la piel.

Partes internas: Entre las piezas internas (implantes) podemos incluir el receptor y los electrodos. El receptor se implanta justo bajo la piel de detrás de la oreja. El receptor capta las señales eléctricas codificadas desde el transmisor y los entrega a la matriz de los electrodos que han sido insertados quirúrgicamente en la cóclea. Los electrodos estimulan las fibras del nervio auditivo, permitiendo percibir las sensaciones sonoras.

¿Dónde puedo obtener un implante coclear?

Existen centros de implantes cocleares en casi todos los países. En estos centros, los equipos de profesionales trabajan en conjunto con los pacientes desde el principio del proceso hasta el final. Entre los miembros del equipo normalmente hay un audiólogo, un otólogo (médico del oído) o cirujano, un psicólogo, un consejero y un patólogo del habla y del lenguaje.

El equipo trabaja con los individuos y sus familias para determinar la candidatura para el implante, realizar la cirugía y proporcionar una atención adecuada de seguimiento. El centro de implantes cocleares proporciona este tipo de cuidado de seguimiento, tanto en los organismos locales, como en los distritos escolares cercanos al paciente.

¿En qué consiste la intervención de un implante coclear?

Una vez que una persona va a un centro del implante coclear, se realizan más pruebas para determinar si el paciente es un candidato adecuado para este tipo de implante. En esta prueba se suelen incluir pruebas audiológicas, pruebas psicológicas, exámenes médicos y pruebas realizadas por el cirujano.

El proceso a menudo involucra un examen con rayos X y con IRM (imágenes por resonancia magnética), así como un asesoramiento adecuado a cada caso. Estos pasos se realizan para asegurar que el candidato se beneficiará de una mejora en su calidad de vida gracias a un implante coclear y tendrá una motivación extra para participar en el proceso. Es importante que la persona entienda lo que el implante puede y no puede hacer y también debe ser consciente del compromiso que este implante requiere en concepto de atención y servicios de seguimiento.

Una vez que se toma la decisión de seguir adelante, se lleva a cabo la cirugía. A veces, basta con una sola noche de ingreso hospitalario y otras veces la intervención se realiza de forma ambulatoria.

Aproximadamente pasadas entre 4 y 6 semanas después de la cirugía, la persona regresa al centro para ajustar las partes externas del audífono, es decir, el micrófono y procesador del habla y también para activar y programar (llamado mapping) el implante. Este proceso de adaptación inicial dura varios días y puede incluir visitas adicionales a lo largo de varios meses.

Las visitas adicionales son necesarias para la activación, el ajuste y la programación de los diversos electrodos que han sido implantados. Además, como la persona desarrolla la destreza en el uso del implante, se requieren tanto ajustes como reprogramación. Generalmente el paciente debe someterse a chequeos una vez se ha llevado a cabo la programación final del procesador del habla.

Tanto los niños como los adultos deben recibir extensos servicios de rehabilitación de audiólogos, patólogos del habla y del lenguaje, maestros y consejeros a medida que aprenden a escuchar, a mejorar el habla, utilizar la lectura labial y manejar la comunicación. Se les enseña cómo utilizar el implante y la forma de responder a los sonidos que se están recibiendo. Para aquellos que han escuchado antes, los sonidos a través del implante coclear pueden parecer poco naturales al principio. Aquellos que nunca han oído antes, se les debe enseñar cuáles son los sonidos.

Implante coclear en bebé

¿Qué persona es la más adecuada para un implante coclear?

En general los mejores candidatos adultos son aquellos que:

  • Tienen una pérdida auditiva de grave a profunda en ambos oídos.
  • Han tenido beneficios limitados del uso de audífonos.
  • No tienen otros problemas médicos que necesiten cirugía de riesgo.
  • Cuentan con un fuerte deseo de formar parte del mundo de los oyentes y se comunican a través de la escucha, el habla y la lectura de los labios.
  • Han perdido su audición después del desarrollo del habla y del lenguaje.

Los niños que pueden ser considerados buenos candidatos para ponerse implantes cocleares son los niños desde tan sólo 14 meses de edad. También existe posibilidad de éxito de la implantación a edades más tempranas.

En general, los mejores candidatos para los implantes cocleares en niños son aquellos que:

  • Sufren una pérdida auditiva profunda en ambos oídos.
  • Han obtenido beneficios limitados por el uso de audífonos.
  • Están sanos y no tienen condiciones médicas que hacen necesaria la cirugía de riesgo.
  • Está involucrado (cuando puede), junto con sus padres, en todos los pasos del proceso.
  • Comprende (cuando se puede), junto con sus padres, su papel en el éxito del uso de los implantes cocleares.
  • Tiene (cuando se puede), junto con sus padres, unas expectativas de lo que puede conseguir con los implantes cocleares.
  • Está dispuesto a participar activamente en su habilitación/rehabilitación.
  • Cuenta con el apoyo de un programa educativo para enfatizar el desarrollo de las habilidades auditivas.

Artículos relacionados con El implante coclear