Sordera

Audífonos

Información sobre audífonos, tipos de prótesis auditivas. Implantes cocleares, hiperacusia, tinnitus... tratamientos y síntomas.

La sordera afecta a millones de personas en todo el mundo; se trata de una pérdida de audición que puede ser provocada por diferentes motivos, bien por genética, bien como consecuencia de una enfermedad, debido a la edad, etc. Según los expertos, más de la mitad de los casos de hipoacusia podrían evitarse gracias a un diagnóstico precoz.

Tal y como apuntan desde la Organización Mundial de la Salud, el 5% de la población mundial sufre una pérdida de la capacidad auditiva por encima de los 40 dB en adultos y superior a 30 dB en los niños.

Sordera

Se considera que una persona está padeciendo algún tipo de sordera en el momento que su umbral de audición supera los 25 dB, pudiendo ser esta pérdida leve, moderada, grave o profunda, en uno o en ambos oídos. La herencia genética es causa de las tres cuartas partes de la sordera y complicaciones del embarazo o posteriores ocasionan la otra cuarta parte de estas pérdidas de audición.

Existen, de este modo, diferentes tipos de sordera. Por un lado, la hipoacusia conductiva, producida cuando el sonido tiene bloqueada la entrada del oído externo al medio, y la pérdida auditiva neurosensorial, por un mal funcionamiento del oído interno o del nervio. Asimismo, la pérdida de audición se puede clasificar en función del grado de la misma, es decir, puede tratarse de una pérdida de carácter leve, cuando es posible llegar a escuchar susurros; moderada, con mucha dificultad para escuchar una conversación a un volumen normal; grave, que sufren aquellas personas que no escuchan nada a un volumen normal y únicamente oyen sonidos si éstos son fuertes; y profunda, que implica no oír nada, solamente algunos sonidos pero si son muy fuertes. También existe la cofosis o anacusia, que consiste en una ausencia total de audición, algo que no suele ser muy habitual dado que hasta las sorderas profundas consiguen tener algún resto auditivo.

Si afecta a un sólo oído es sordera unilateral y será bilateral cuando los dos estén dañados. Del mismo modo, la pérdida de la capacidad auditiva también puede clasificarse dependiendo de cuándo surgió, es decir, si fue antes de que la persona comenzara a hablar (prelingüística) o posteriormente a ello (postlingüística). Si ambos oídos tienen el mismo grado de sordera estamos ante una hipoacusia simétrica, si se sucede poco a poco en el tiempo es una pérdida gradual, y si pasa de repente, de golpe, es una sordera súbita. Puede ser, por otro lado, congénita, si ya está presente al nacer, o adquirida, si aparece en el transcurso de la vida.

Causas de la sordera

Las causas de la sordera son variadas y pueden clasificarse principalmente en función de si se trata de una pérdida de nacimiento o ocurre posteriormente a lo largo del tiempo.

La sordera congénita puede suceder por tema de herencia genética o por complicaciones en el embarazo o en el parto, tales como un peso bajo del bebé, falta de oxígeno al nacer, mala utilización de algunos medicamentos, infecciones ocurridas en el transcurso del embarazo, entre otras.

Una persona puede adolecer de pérdida de audición a cualquier edad si ésta le sobreviene por motivos adquiridos. Puede ser, por ejemplo, debido a una infección como meningitis o sarampión; por una infección del oído de carácter crónico; por la aparición de líquido en el oído; tras el uso de algunos medicamentos que pueden dañar el oído interno; por un traumatismo craneoencefálico; por la edad, que hace que las células se vayan deteriorando, o al estar expuesto a un ruido muy intenso o fuerte, como el caso de la sordera profesional o sordera del trabajo, una pérdida progresiva y sin solución que surge cuando una persona se encuentra expuesta de manera constante y prolongada en el tiempo a un ruido elevado; se trata de la cuarta enfermedad profesional y representa un 16% de las sorderas en adultos. En el caso de la sordera en niños, el hecho de haber padecido una otitis media crónica supone la causa principal de que pierdan la capacidad auditiva.

Cofosis

Consecuencias de la pérdida de audición

La sordera, en cualquiera de sus grados y debido a la causa que se deba, afecta a la vida diaria de las personas que la padecen, mermando su capacidad para poder comunicarse con fluidez y comodidad, afectando al rendimiento escolar de los niños... Tiene consecuencias en la vida diaria de mayores y pequeños y puede desembocar en sentimientos de soledad, tristeza, frustración y aislamiento.

Esta situación puede aliviarse gracias al uso de audífonos o a través de un implante coclear, un dispositivo electrónico que se coloca dentro del hueso que rodea al oído a través de cirugía para poder tomar, decodificar y enviar la señal eléctrica del sonido al oído. En la parte exterior se instala un receptor, un procesador y una antena, todo ello encaminado a que las personas que padecen sordera tengan la posibilidad de que los sonidos lleguen a su cerebro.

Artículos relacionados con Sordera